jueves, 11 de septiembre de 2008

Adelante Murciélagos!

La Selección Argentina de Fútbol 5 Sala para Ciegos empató con su par brasileño sin goles, en lo que fue el tercer partido para ambos en los XIII Juegos Paralímpicos Beijing 2008. El encuentro se disputó en el Campo Olímpico de Hockey sobre césped de Beijing. El equipo dirigido por Gonzalo Vilariño no puede perder más punto si quiere llegar a la definición por la medalla de oro.
Cuando se realizó el sorteo de Fútbol 5 Sala para Ciegos, el cuerpo técnico argentino, encabezado por el entrenador Gonzalo Vilariño, sabía que Argentina tenía el fixture más complicado. En un sistema de todos contra todos y en el que los dos mejores equipos juegan la final, tener a los tres rivales más difíciles en el principio, implicaba un margen de error mínimo y el encuentro de hoy ante Brasil era definitorio para seguir en la lucha, tras la caída ante China.
Pues bien, Los Murciélagos empataron 0 a 0 con Brasil. El entrenador nacional movió las fichas del último partido y en la formación inicial colocó a Dario Lencina en el arco, apeló a la experiencia de Diego Cerega y Eduardo Díaz en la defensa, Lucas Rodríguez moviéndose entre el fondo y el ataque y adelante la potencia y el talento de Silvio Velo.

Vilariño realizó varios cambios de jugadores y de sistema táctico, con el objetivo de desconcertar a Brasil y ser más ofensivo que en el partido ante China. Sin embargo, no surtió el efecto esperado sino que además, fueron los brasileños los que contaron con las mejores oportunidades, como los dos penales de Gabriel atajados por Lencina.
Del resultado final, se despenden varias cuestiones. Una de ellas es que no perdieron, pero tampoco ganaron, y el mismo análisis pasa en el asunto del gol, detalle no menor en caso que haya empate de puntos.
Si bien Argentina debía ganarle a los cariocas obligatoriamente, el empate muestra que la superioridad de Brasil en este torneo no es tan fuerte como en los anteriores (en los últimos cinco enfrentamientos entre ambos, los argentinos solo pudieron vencerlos en la final del Mundial 2006 disputado en Buenos Aires; mientras que perdieron todos los demás), ya que además le ganó a Corea y a España, que cada día se deteriora un poco más, pero la cuestión es que solo China es un rival que puede complicarlo, y para que eso suceda los asiáticos deberán necesitar obligatoriamente los puntos con Brasil para acceder ala final.
Por su parte, Argentina debe preocuparse por ganar los encuentros con Corea (13/9) y con Gran Bretaña (15/9), y por amplia diferencia de gol, y esperar que algunos resultados jueguen a su favor. Si en el inicio del torneo Los Murciélagos tenían un margen mínimo de error, ahora esa posibilidad no existe para alcanzar el sueño dorado.